PROFESOR

Profesor universitario desde 1981. Relator en diversas universidades, empresas y congresos, en Chile y en el extranjero, en ámbitos de: gestión estratégica; gobierno corporativo; libre competencia; ética en el mercado, la empresa y los negocios.

DIRECTOR

Desde 1994, consejero, director y presidente del directorio de empresas: privadas, públicas, estatales, nacionales, internacionales e instituciones de beneficencia.

Bienvenido

Teodoro Wigodski es profesor universitario en las cátedras de: Gestión Estratégica; Gobierno Corporativo; Libre Competencia; Ética en el Mercado, la Empresa y los Negocios.

Su actividad profesional la desarrolla como: consejero, director y presidente de empresas e Instituciones.

En este sitio web encontrará sus antecedentes curriculares, artículos académicospresentaciones públicas y resúmenes de libros elaborados por diversas generaciones de alumnos.

……………………………………………………..

teodoro.wigodski@gmail.com

Blog

Uno de los importantes atributos de todo sistema de gobierno corporativo es ofrecer al Directorio la libertad para conducir a la empresa dentro de un marco efectivo de responsabilidad del director frente a ésta y sus accionistas. A través de este espíritu se busca establecer un balance entre su libertad y flexibilidad para administrar a la compañía y el legítimo interés económico de sus dueños.

Para que el Directorio pueda asumir de manera innovadora los desafíos empresariales, al tiempo que conserve en forma sustentable una rentabilidad económica sobre el promedio de la industria, los actores que se desempeñan en los cargos directivos deben tener la posibilidad de tomar decisiones que ex post puedan ser evaluadas como malas. Esto significa que no necesariamente serán culpables de los errores que comentan, por lo cual tampoco debieran estar obligados a compensar los daños económicos que puedan provocar tanto a la empresa como a sus accionistas.

Distinto es si los directores actúan con dolo o culpabilidad. En este caso, la ley chilena (Nº 19.705 sobre Sociedades Anónimas) es clara. Esta estipula que deberán responder solidariamente por los prejuicios que causen a la sociedad y sus accionistas por sus actuaciones dolosas o culpables, en tanto que tendrán que ejercer sus funciones con el cuidado y la diligencia con la que llevan sus propios negocios.

La jurisprudencia sentada por los tribunales de Estados Unidos, por su parte, también entrega luces respecto del alcance y proyección de los deberes de los directores como agentes fiduciarios[1] de la empresa. Bajo esta especial relación, los directores tienen dos deberes principales: actuar con cuidado y lealtad.

Lea el resto de esta entrada »